Noticias de las redes sociales

recent

Web de la mega-coalición para crear contramedidas para la “huella digital del terror”


Cuatro enormes empresas de tecnología, Facebook, Twitter, YouTube y Microsoft, han anunciado esta semana sus planes conjuntos para contrarrestar de la mejor manera el extremismo en sus plataformas.  En un post conjunto en el blog publicado el lunes, afirmaron que su objetivo es “ayudar a frenar la propagación del contenido terrorista online” mediante la creación de “una base de datos de la industria compartida… de imágenes de terroristas violentos o videos para reclutar terroristas o imágenes que hemos eliminado de nuestros servicios”.

En la práctica, el plan requerirá que los moderadores de cada empresa marquen el contenido que ellos creen que cae en la categoría de “imágenes y videos terroristas más extremos y atroces”.  Cada pieza de un contenido basado en imágenes en las páginas ya tiene lo que se conoce como un “hash”, que básicamente actúa como un “huella dactilar digital” para este video o imagen específicos.  Antes de ahora, si YouTube capturó un video que consideraba inadecuado, lo eliminaba o intervenía por otros medios.  Ahora, sin embargo, las cuatro empresas involucradas también pueden optar por poner cierta información sobre este contenido, incluyendo su hash, en su base de datos de coalición; hace posible que los otros escaneen la misma huella digital en sus propias plataformas y, por lo tanto, también eliminarlo si lo desea.

La intención de esta nueva iniciativa, al menos en parte, es casi segura que es para crear un fuerte firewall contra la circulación de contenidos como la decapitación del periodista James Foley por el Daesh, que fue ampliamente cubierto en el 2013 después de ser subido a varias páginas de social media.

Sin embargo, una manera de fijar lo que realmente significa, es describir que la coalición está libre de contenido extremo, en términos de su enorme ejercicio de intercambio de información con el fin de mantener la esfera pública.  También vale la pena señalar que estos intercambios de información, en particular, son algunas de las empresas de tecnología más grandes del mundo, cuyas cifras de usuarios combinados son más de 4.3 billones de personas.  Si bien muchos de estos son, seguramente, usuarios de las cuatro plataformas (lo que significa que la cifra sería menor), estamos hablando, no obstante, de un gran filtro de datos.

Pero vale la pena tener en cuenta que tal esfuerzo está acompañado de ciertos problemas fundamentales.  Por ejemplo, todavía tenemos que hacer frente a la falta crónica de rendición de cuentas con las que estas empresas operan y seguirán operando con respecto a este nuevo acuerdo.  En el 2012, por ejemplo, se calculaba que Facebook tendría unos 1.000 moderadores, a quiénes Telegraph describió entonces como trabajadores empleados “subcontratados” y “no vistos” por $1 por hora.  Aunque también ha habido movimientos hacia la censura automatizada de contenidos extremistas por parte de Youtube y de Facebook, los algoritmos exactos que todavía están encerrados en un frasco de “salsa secreta”.

Por otro lado, los críticos han advertido durante mucho tiempo sobre las ramificaciones de entregar el poder editorial a las entidades privadas que tienen obligaciones limitadas en materia de la transparencia, cuando se trata de sus metodologías y, más específicamente, sus criterios de selección cuando se edita el contenido.  Por ahora, probablemente, podemos esperar que las empresas involucradas editen a lo largo de bastantes líneas de la normativa; pero lo que el futuro sostiene (y, en efecto, si la normativa es buena) es algo muy difícil de entender.  Facebook, por ejemplo, ha prometido previamente que “cualquier contenido que celebra el terrorismo se elimina”.  Pero, si nos preocupamos den preguntar si el precedente establecido por nuestra aquiescencia a tal medida abre la puerta a medidas menos claras (o, en efecto, si ya lo tienen en otro lugar), también veremos pronto lo que es complicado de responder.

Finalmente, es probable que las cuatro empresas a las que se prescribe este acuerdo encuentren que tienen ciertas nociones conflictivas o divergentes cuando se trata de definir “extremismo” o, de hecho, cuando deciden si ciertas imágenes valen la pena compartirlas con su base de datos combinada.  Recién esta semana, vimos a Twitter pretender que se podrían eliminar los tuits de Donald Trump, si caen dentro de los límites del “discurso del odio”; mientas que Facebook prometió mantener todos sus posts disponibles en su plataforma debido a su notoriedad.  La aplicación de los estándares de la comunidad varía en severidad entre las páginas y ninguno es completamente adherente incluso a los suyos.  Como afirma el comunicado de prensa del lunes, “cada empresa determinará independientemente qué imagen y video elimina para contribuir a la base de datos compartida”.  En otras palabras, no es necesario subir todas las cosas que consideren inapropiadas para la base de datos de la coalición.  Sería interesante ver hasta qué punto las empresas tienen una mente similar… pero, por supuesto, realmente no podemos discernir esto; después de todo, no nos dejarán ver a través de sus ventanas”.


Problemas aparte, sin embargo, el plan parece ser una red positiva, al menos a corto plazo.  Al abordar las amenazas del terrorismo mundial, internet se ha convertido hoy en día en una línea de frente, al igual que los espacios destruidos por estos conflictos.  La persuasión y propaganda son los fundamentos de las ideologías radicales, sin embargo, se las define y, generalmente, se está de acuerdo que es la mejor manera de contrarrestar a organizaciones como Daesh es restringir su voz pública.  Facebook, Twitter, YouTube y Microsoft están trazando un curso a través de algunas aguas muy agitadas; pero, sin embargo, están trazando un curso.

James tiene una licenciatura en Historia y escribió su disertación sobre la queja y la protesta.  Su lista de héroes va desde Adele hasta Noam Chomsky: inspiraciones que invocará el próximo año cuando comience su maestría en Londres @Songbird_James


Traducido por: Julia de los Ríos
Comunicadora natural, escritora por vocación y amante de las redes sociales.  Julia es un mundo en una persona. Es peruano-italiana y vive en España. Ella asegura que compartiendo experiencias nos desarrollamos como personas.  Estudió negocios internacionales, disfruta de su blog personal, de viajar y de la playa.  Síguela @JuliaAtSMF

Contacta con nosotros en Twitter y Facebook o deja tu comentario abajo. Si buscas cursos de formación o gestión de medios de comunicación social – social media, visita nuestra página web para más información www.thesmfgroup.com

Te invitamos a revisar nuestro blog en inglés Social Songbird y también lo puedes seguir en Twitter  y Facebook.
Web de la mega-coalición para crear contramedidas para la “huella digital del terror” Reviewed by Julia At SMF on 13:30 Rating: 5

No comments:

All Rights Reserved by Zona Digital © 2014 - 2015
Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Name

Email *

Message *

Powered by Blogger.